quarta-feira, 26 de agosto de 2009

SAGRADO MASCULINO – MUJER ORIENTAL

SAGRADO MASCULINO – MUJER ORIENTAL
Alexiis y Azton, 24 de agosto, 2009



AZTON: ¿Entonces tengo que decir la hora también? – Risas – Bueno acá estamos de nuevo Maestros, son las seis menos veinte, por eso comenzaba diciendo si tengo que decir la hora porque Alexiis prefiere indicarlo.

Aquí estamos nuevamente, yo con la cara que parezco un sol radiante de tan caliente que está, corazón que quiere salir por la garganta y Alexiis también sintiendo vuestra presencia. Así que aquí, bajo la lluvia, nos entregamos para recibir un mensaje que tengan para dar....

Yo ya te estoy viendo antes de comenzar, estaba viendo la entrada de una cueva y han un ser que está parado allí al lado y tengo la duda de, a ver quién es, pero dejo libre a ver si eso es algo de lo que quiere comunicar, o bueno, es otra cosa....

Sí Azton, yo soy un ser de Sirio de la 13ª dimensión y me encuentro en esa cueva, que en realidad es el aspecto externo que tiene de una cueva, pero internamente es un templo. Es el templo del SAGRADO MASCULINO.

Este templo, en esta ubicación, es el punto a donde cada hombre encarnado en la tierra que desea iniciarse en el Sagrado Masculino puede venir a recibirlo y para nada es casual que yo me esté manifestando a través de tí, ya que ayer comprendiste que hay una tarea para realizar, desde ese aspecto contigo y aquí estoy para confirmarlo por un lado y por otro también para aclarar un poquito de qué se trata.

La Madre Tierra, Gaia, Urantia como prefieran llamarle está transitando todo un proceso de renacimiento que conduce a lo que ustedes conocen como la Ascensión. Ese proceso conlleva una serie de condiciones para aquellos humanos que quieran continuar con ella en ese proceso. La base tanto para el hombre como para la mujer debe ser en el del Sagrado Masculino para el caso del hombre y el Sagrado Femenino para el caso de la mujer. Con esto lo que se quiere decir es que ambas energías tienen que estar equilibradas en el interior de cada uno.

Hay varios seres de dimensiones superiores que han bajado a la Tierra a dimensiones de 7ª, de 5ª, de 3ª, para ir haciendo un trabajo muy específico en ese sentido.

En mi caso corresponde al Sagrado Masculino. El Sagrado Masculino básicamente quiere decir el hombre con su corazón abierto, el hombre que en su fortaleza física también manifiesta todo su actuar desde su fortaleza femenina, que es el corazón. Es decir que se trata de hombres que tienen la característica de tener un profundo respeto por si mismos, ante todo, un respeto por lo que sienten, un respeto por lo que hacen y un respeto por ese pensar que está siempre supeditado al corazón.

Ese camino es el que le falta hacer prácticamente a toda la humanidad masculina hoy por hoy, ya que durante mucho tiempo se los ha acondicionado para cerrarse al sentir, cerrarse al corazón y manifestarse únicamente desde la mente, desde la fortaleza física, desdeñando o no dándole valor al sentir. Se ha considerado que el sentir tiene que ver con lo femenino y no con lo masculino.

Por el otro lado al femenino, que ha sido tan maltratado en estos últimos miles de años de la evolución humana, se le ha hecho sentir y creer que no es tan valioso como el masculino y eso ha generado en muchas oportunidades y en muchas situaciones, hoy por hoy se puede ver eso a diario, en que la mujer busca una igualdad desde el aspecto masculino, o también hay otra visión para dar y es que ante la ausencia del masculino, el femenino sale a tomar ese espacio masculino para la manifestación.

Este templo, este espacio el que yo custodio y en el que yo doy esa iniciación, está abierto para todos los que quieran venir. Solamente hace falta que se dirijan a su corazón, que abran esa puerta y desde allí pidan ser asistidos para poder alcanzar ese espacio.

Háganlo, háganlo quienes ya sienten que pueden abrirse al sentir. Esto va dirigido particularmente a todos los hombres, porque mi tarea es con los hombres, para que dejen de tenerle miedo al sentir, porque en definitiva toda esa arrogancia, toda esa bravuconada, todo ese lugar de desdén por lo femenino, no es más que miedo. Miedo que ustedes los hombres sienten en lo profundo al referirse al sentir, es un espacio que no se les ayudó a manifestar, que no se les ayudó a aprender, que no lo tienen siquiera incorporado, no lo tienen siquiera ejercitado y muchas veces creen que el sentir pasa básicamente por momentos en los cuales pueden, lo que ustedes llaman abrirse y entablar una relación con otro ser, pero eso no es tener el corazón abierto.

Tener el corazón abierto quiere decir expresar todo lo que sienten, más allá de que el entorno, el medio en el que se encuentren, sea o no receptivo a eso que hacen, a eso que expresan y no desde el Hacer sino simplemente desde el SER. Cuando ustedes son, ustedes sienten y ese sentir es el valor y es el fundamento desde donde manifiestan el Hacer y hacia eso tienen que llegar todos aquellos hombres que decidan acompañar a Urantia, a acompañar a Gaia, acompañar a la tierra a su siguiente paso evolutivo, porque es el paso evolutivo de ustedes también.

Ya hay en esta bendita tierra sociedades que están viviendo en esa dimensión en esa quinta dimensión y seres desde ese lugar han hecho cosas que ustedes podrían como un sacrificio, cuando en realidad es una entrega amorosa, de bajar a tercera dimensión para manifestar esta característica, para ayudarles a los hombres que así lo decidan, a abrir sus corazones y desde ese sentir manifestar todo lo que son en esencia, en un respeto primero hacia si mismos y luego hacia los que los rodean y en eso es donde entra entonces el divino femenino.

Pero aquí este espacio es solamente dirigido al comentario de ustedes, los hombres, que sienten que su corazón les está diciendo ‘es ya hora, es la hora de poder comenzar’. Sé que les genera mucho miedo, mucho pavor, porque no saben como manejarlo y es que justamente el corazón no se maneja, el corazón sí surge. Ese es el respeto por ustedes, aceptar lo que sienten, vivir eso que sienten, manifestar lo que sienten, desde el ser que ustedes son.

Yo Soy el GUARDIÁN de este templo del DIVINO MASCULINO y los estoy esperando.



ALEXIIS: Yo Soy una MUJER ORIENTAL y no doy mi nombre ni mi país porque aún vivo en la tercera dimensión. Tengo la capacidad de comunicarme, pero soy una de esas mujeres que vive oculta debajo de una cantidad de ropa, apenas con una tela más traslúcida para los ojos.

Yo, en representación de todas mis hermanas, que usan atuendos como el mío o aunque sea que tienen que ir con la cara tapada, todas las mujeres orientales que no somos consideradas como iguales, como seres humanos valederos, yo invoco la ayuda de todos los seres de luz, de todos los maestros, de todos, para que finalmente los hombres, ya que recién se ha hablado del Sagrado Masculino, se den cuenta que nosotras existimos, que nosotras podemos vivir a la par de ellos, que nosotras valemos tanto como ellos, sin que eso signifique querer crear un matriarcado.

Esa no es nuestra ambición, sino simplemente nuestra ambición es que se nos considere como seres humanos libres, que podamos mostrarnos, que podamos mostrar nuestra cara, que podamos hacer con amor las tareas que tenemos que hacer, pero que no seamos consideradas esclavas, como bichos de carga o peor aún.

Es el llamado que lanzo al universo, que lanzo al espacio en representación de todas las mujeres orientales subyugadas. Tal como dije al principio, no doy mi nombre, ni mi país porque aún estoy con vida y no quiero que a raíz de este pedido me quiten la vida, porque tengo hijos por los que me quiero seguir ocupando.

Yo Soy una MUJER ORIENTAL.

http://alexiis-vozdelaluz.blogspot.com

http://soy-naturaleza-viva.blogspot.com

http://www.esnips.com/web/mensajesdemaestros grabación mp3

Um comentário:

UN1PULS1 disse...

Estamos en el camino de Luz.